23.8 C
Panama
23.7 C
Costa Rica
15.6 C
El Salvador
11.1 C
Guatemala City
20 C
Honduras
17.9 C
Nicaragua

Honduras – DEG del FMI representan un alivio de $344.5 millones para el país

Empresas

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) analizan una emisión global de los Derechos Especiales de Giro (DEG) como un alivio poco tradicional, pero idóneo en este momento para reactivar las economías afectadas por la pandemia de la COVID-19.

Fue parte del debate en las Reuniones de Primavera en Washington el mes anterior, donde se planteó una emisión de 650 mil millones para todos los países miembros, de estos, 51 mil millones le tocarían a América Latina.

La Red Latinoamericana por Justicia Fiscal (Latindadd) que aglutina a más de 21 organizaciones, propone que sean tres billones de dólares para aumentar el apoyo a los países de la región que están sobre endeudados, con altos déficits fiscales y con problemas de acceso a las vacunas contra el coronavirus.

De acuerdo a Latindadd, de aprobarse la emisión actual de DEG en base a 650 mil millones, Honduras accedería a más de 344.5 millones de dólares y de pasar a tres billones, se ampliará el fondo al país por medios de los DEG.

ES VITAL LA FUERZA DE LOS ESTADOS

Así lo establece en el documento “La alternativa para financiar la salida de la crisis en América Latina: los Derechos Especiales de Giro (DEG)”. “La COVID-19 ha obligado a los países a adoptar medidas audaces para enfrentar el colapso simultáneo de los agentes del mercado en la oferta y la demanda”.

“Una vez más, -añade- se ha demostrado que la única fuerza capaz de hacerlo es la masiva y oportuna intervención del Estado”. Pero esto ha funcionado solo en los países que disponen de enormes recursos públicos, acceso oportuno al capital o poderosas bancas centrales que financian el gasto público con emisión”.

Pero “el resto de los países han caído en recesiones profundas, con un costo social alto en muertes provocadas por la pandemia, cierre de empresas, pérdida de empleos y consecuentemente aumento de la pobreza y la desigualdad”.

Los DEG son una mejor opción ante otras iniciativas como la suspensión del servicio de la deuda del G-20, pero que no abarca a la mayoría de los países de América Latina, considerados de ingreso medio.

Tampoco hay acceso a crédito concesional ni a cooperación para el desarrollo, sobre todo, porque varias economías ya son parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que los deja sin acceso a recibir este tipo de apoyo, concluye.

El documento fue preparado por los expertos de Latindadd; Patricia Miranda, Carlos Bedoya, Mario Valencia, Verónica Serafini, James Mencía y Carola Mejía con apoyo de Open Society Fundation.

¿QUÉ SON Y CÓMO FUNCIONAN?
Los DEG o activos de reserva internacional, es decir una “moneda universal” que funciona en cualquier país y se cuenta dentro de las reservas internacionales de cada país.

Su uso es indirecto. Funcionan de tal manera que pueden ser cambiados solamente por monedas de libre uso: el dólar estadounidense, el euro, el renminbi chino, el yen y la libra esterlina.

La conversión se hace solicitando directamente al FMI, en cualquiera de las monedas de la cesta del organismo, luego se busca al país interesado, de no aparecer nadie, el FMI puede obligar a los países a comprarlos.

Sucede que los países miembros del FMI deciden si se crean nuevos DEG, a través de una votación con la que se debe contar con una mayoría del 85 por ciento de los votos, motivo por el cual el voto de Estados Unidos se vuelve indispensable, ya que cuenta con mayoría.

Son repartidos entre todos los miembros de la junta, pero la distribución se realiza según el poder de voto que tenga cada país, por lo que las economías ricas terminan llevándose más de la mitad de DEG emitidos.

Por esta razón muchos países sienten recelo de emplear este método, lo que significa que también se les otorga liquidez a países geopolíticamente contrarios. El FMI toma un rol de intermediario, debido a que la responsabilidad de emisión es tomada políticamente por parte de los países miembros y no directamente de la organización.

Los DEG cuentan con ciertas características que los diferencian de una deuda normal, se les llama “dinero sin deuda” y sucede principalmente porque una vez realizado el desembolso y el cambio de los DEG por moneda, el monto empleado no tiene que ser devuelto a ninguna organización.

La tasa es aproximadamente del 0.05 por ciento anual, mucho más baja que la de cualquier préstamo tradicional, en cualquier caso y cada país decide soberanamente el destino, sobre todo teniendo en cuenta que el monto total no debe ser reembolsado.

Surgieron en 1964 como una idea de construir una herramienta de reserva internacional, impulsados por el economista argentino Raúl Prebisch. Fueron instituidos en1969 cuando el FMI aceptó crearlos como solución al problema -con el oro- en el sistema de reservas que se venía dando en el mundo. La primera emisión fue de 9,300 millones entre 1970-1972.

La segunda emisión fue para el período 1978-1981 por 12,100 millones, ayudó a equiparar las reservas internacionales afectadas por la segunda crisis del petróleo.La última fue a causa de la crisis de 2008, mitigó sus efectos con 182, 600 millones.

Fueron creados bajo el contexto del Bretton Woods, por lo que el sistema de paridad fija exigía a los países mantener una tenencia de monedas en sus reservas, para poder mantener la paridad cambiaria, por lo que los DEG se definieron con un valor fijo el cual fue de 0.0888671 gramos de oro fino, lo que era equivalente a 1 dólar estadounidense.

Recomendados

Recientes