23.5 C
Panama
24.1 C
Costa Rica
26.8 C
El Salvador
23.9 C
Guatemala City
27.3 C
Honduras
29.8 C
Nicaragua

WeWork se declara en bancarrota en EEUU, ¿Qué pasa con la operación de Centroamérica?

Empresas

Por medio de un comunicado, WeWork Centroamérica y el Caribe (CCA) -propiedad de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios-afirma que no se verá afectada por este anuncio y mantiene el plan de inversión.

Tras conocerse que la multinacional WeWork, fundada en 2010 por Adam Neumann y Miguel McKelvey, ha solicitado la protección del Capítulo 11 del Código de Quiebras de Estados Unidos, la operación de Centroamérica ha salido a aclarar que la misma no les afecta.

«La reorganización anunciada por WeWork Inc. (USA) no afecta en absoluto las operaciones en Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala y Panamá, así como tampoco ninguna operación fuera de Estados Unidos y Canadá», reza parte de un comunicado enviado por la compañía.

Incluso, aseguran que siguen sus planes para invertir una suma cercana a los US$50 millones, para el desarrollo de al menos siete nuevas sedes o edificios de WeWork en la región, «con una proyección de al menos 500 nuevos empleos», acotan.

INDEPENDIENTES

WeWork Centroamérica y el Caribe es propiedad de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios, una figura con total independencia de WeWork Inc. (USA).

WEWORK EN EEUU CON UN PASIVO DE MÁS DE US$18.656 MILLONES

La empresa se declaró en bancarrota con una deuda de 18.656 millones de dólares y un activo de 15.063 millones de dólares.

La compañía anunció este lunes el comienzo de una «reorganización integral» para reforzar su estructura de capital y desempeño financiero y posicionar mejor a la compañía para el futuro, para lo que ha celebrado un Acuerdo de Apoyo a la Reestructuración con acreedores que representan aproximadamente el 92 % de sus bonos garantizados con el objetivo de reducir drásticamente la deuda financiada existente y acelerar el proceso de reestructuración.

Durante este periodo, WeWork indicó que racionalizará aún más su cartera de arrendamiento de oficinas comerciales mientras se concentra en la continuidad del negocio y en brindar los mejores servicios a sus miembros, ya que se espera que las operaciones globales continúen como de costumbre.

«Ahora es el momento de impulsar el futuro abordando agresivamente nuestros arrendamientos heredados y mejorando drásticamente nuestro balance», afirmó el consejero delegado de WeWork, David Tolley, quien defendió que estos pasos permitirán a la empresa «seguir siendo el líder mundial en trabajo flexible».

Las acciones de WeWork, que llegó a valorarse en 47.000 millones de dólares se han depreciado casi un 99% en lo que va de año, cerrando el pasado viernes a 0,84 dólares, último día de negociación antes de su declaración en bancarrota, muy por debajo del precio récord de 14,97 dólares que llegó a marcar el 22 de octubre de 2021, un día después de su debut bursátil.

Los títulos de la compañía comenzaron a cotizar en Wall Street en octubre de 2021 de la mano de BowX Acquisition, una empresa de compra de propósito especial (SPAC), dos años después de que WeWork se viera forzada en septiembre de 2019 a cancelar su salto al parqué, poco después de que Adam Neumann, cofundador de la firma, decidiera dejar el cargo de consejero delegado.

«Desde julio de este año (2023), la alianza que realizamos con el desarrollador inmobiliario le otorgó a la firma costarricense no solo el derecho exclusivo para impulsar el crecimiento de las operaciones ya existentes en el país sino también, los derechos para operar la franquicia en República Dominicana, El Salvador, Guatemala y Panamá», agregan.

Recomendados

Recientes